fbpx
+34 915 632 959
centrotendar@gmail.com

Blog

A vosotros, nuestros queridos voluntarios

A punto de completar el primer mes de nuestro programa de voluntariado es de justicia comenzar esta breve recapitulación de los trabajos realizados agradeciendo de corazón toda la ayuda que nos habéis prestado. A vosotros, nuestros queridos voluntarios, os agradecemos el entusiasmo y el esfuerzo, la determinación y la entrega que día a día estáis poniendo en Tierra de Budas. Sin vuestra mano tendida hoy no podríamos estar aquí. Gracias amigos!

A vosotros, nuestros queridos voluntarios, GRACIAS!Qué cantidad de cosas han sucedido en este mes! Parece ya lejano el inicio,  cuando en  los últimos días de junio comenzamos a montar nuestro pequeño «campamento de trabajo». Cuando hicimos la mudanza de los enseres necesarios para los siguientes meses, la limpieza y preparación de los espacios destinados a cocina, despensa y dormitorio. La recuperación del pozo de la finca, la instalación de duchas y letrinas. Las primeras compras para llenar nuestra despensa. La emoción por la llegada y el uso de los primeros utensilios de trabajo: carretillas, azadas, rastrillos, tijeras de podar, desbrozadoras, y nuestra fantástica biotrituradora. Quedan ya  en nuestra memoria y en nuestros corazones el constante apoyo de Rafa, la determinación de Sergio, la disposición infatigable de Alberto y Mariano, el afán por la limpieza de José Mari, los cuidados que en todo momento nos dispensó Kathy  y el hombro amigo de Miguel. 

campo d eolivos Tierra de BudasLos alrededores de la casa están ya prácticamente listos. Tras desbrozar el terreno y desvaretar los árboles los olivos,  higueras, robles y limas comienzan a lucir hermosos. Limpios también los bordes del camino nuestra finca va tomando un precioso cariz, atisbandose ya en lo que se puede convertir. Los montones de leña seca se apilan cerca de los muros de piedra, esperando la llegada de la época de lluvias para poder ser quemados. Habiendo limpiado el entorno de la casa hemos empezado a adentrarnos en las fincas colindantes y comenzado a retirar los muros que dividían la propiedad principal de las de alrededor. La suave curva del terreno se extiende ya en varios tramos más allá de lo que la vista alcanza, atisbandose los nuevos territorios a conquistar por nuestros voluntarios. Mientras avanzamos en el trabajo la naturaleza sigue su curso y somos testigos de cómo crecen las olivas y los higos, las limas toman color y los melocotones se redondean. Gracias a Manuel, José Manuel, Francisco, Miguel Angel, Conchi, David, Joana, Lola, Gonzalo, Daniel, Dario, Cristina y Fran por los cuidados amorosos que habéis prestado a los árboles de Tierra de Budas. Gracias a Macarena, Mari Luz y Angela por esas deliciosas comidas y por el mimo con el que nos habéis cuidado.

A vosotros, nuestros queridos voluntarios, GRACIAS!

 

Y Geshe Ngawang quería que Tara Verde, la reina del Entorno de Tierra de Budas, disfrute de la espléndida vista del Almanzor así que hicimos un pequeño mirador en la montaña desde el que poder contemplar sus hermosas cumbres nevadas. Y emulando a Milarepa nuestros voluntarios subieron piedras para crear un espacio de meditación absolutamente único, al que hemos llamado el Mirador de Tara.  Nuestra gratitud, y la de aquellos que en el futuro lo disfrutarán, a Víctor, Juan Carlos, Jorge, Migmar, Yangzon, Pilar, Sergio, Ana, Alina, Quina, Marga, Álvaro y Almudena. Las piedras del Mirador de Tara evocarán vuestros nombres. 

cascada Tierra de BudasPero no todo ha sido trabajar, también hemos encontrado ratos para compartir y disfrutar de este idílico y paradisíaco entorno. Hemos paseado a la luz de la luna llena y adentrándonos en la Garganta de Minchones  hemos dado tregua al intenso calor de este mes de julio. La Mora y la Señorita nos han permitido sumergirnos en sus frescas y  cristalinas aguas, donde hemos nadado acompañados por los numerosos pececillos que las habitan. 

Y aún nos esperan otras partes de la finca en las que abordar tareas de construcción y riego. Nos espera también el bosque para que abramos en él nuevas sendas. Nos aguardan los pinceles para que dejemos volar nuestra creatividad y nuestro arte. Y nosotros esperamos la llegada de nuevos amigos, con los que compartir Tierra de Budas.

 

SI ESTÁS INTERESADO Y PUEDES AYUDAR TE ESPERAMOS DESDE JULIO HASTA OCTUBRE.

¡HAZTE VOLUNTARIO E INVIERTE EN FELICIDAD!